No más evaluaciones de desempeño

Ya hace un tiempo las empresas comenzaron a dejar de utilizar evaluaciones anuales como método para conocer el desempeño de sus empleados. Esta revisión anual tiene como objetivo la calificación de los trabajadores de una empresa a fin de evaluar su performance respecto de objetivos del puesto.

Desde hace un tiempo, se comenzó a dudar acerca de la eficacia de estas herramientas en términos de estimular un mejor rendimiento, retener talento y elevar la moral de los colaboradores. Hasta algunos han advertido que puede ser “totalmente desalentador”, este tipo de procesos.

Otro punto en contra, es el tiempo que toma a cada responsable la realización del proceso, se calcula que lleva en promedio unas 28 horas por evaluación, lo que lo convierte en una tarea adicional y pesada. Progresivamente algunas compañías han dejado de realizarlas haciendo reuniones con cierta frecuencia entre jefes y colaboradores.

“Estamos llevando adelante un cambio en nuestras evaluaciones. El nuevo proceso tiene como fin lograr que cada empleado alcance su máximo desempeño”, cuenta Alejandra Ferraro, Directora Ejecutiva de RRHH para Accenture Latam. “Anteriormente -detalla- nos focalizábamos en medir cumplimiento de objetivos, dedicábamos muchas horas en procesos de comparación de pares. Ahora, en cambio, nos enfocamos en el coaching individual, dar feedback a lo largo de todo el año, trabajando sobre las capacidades a desarrollar, sobre los intereses, sobre las fortalezas y sobre encontrar el mejor lugar donde cada colaborador pueda dar lo mejor de sí mismo.”

 

multiple choice

Otros detallan: “Nos permite mapear los talentos, estimular una cultura con base en mérito y alto desempeño y abrir espacios de feedback, así como alentarlos a la reflexión de su propósito de vida”.

En reemplazo de las antiguas discusiones de desempeño, en este espacio los gerentes se reúnen para discutir carrera, desarrollo y oportunidades de cada colaborador.

 

 

Los programas se volvieron obsoletos?

 

 En Latinoamérica, solo el 5% de los encuestados por Mercer cree que su programa de Gestión del Desempeño provee valor excepcional al negocio, lo cual es una grave noticia, junto a una gran oportunidad de cambio.

Desde la consultora Whalecom, apuntan que, como forma de medir la performance de los empleados, los sistemas de Gestión del Desempeño han envejecido por varias razones:

  • El contexto cambia muy rápido para proponer objetivos anualmente.
  • Un año es mucho tiempo para mantener la motivación.
  • Es difícil proponer objetivos con mucha especificidad: la medición milimétrica del trabajo de una persona es imposible además de improductiva, dado que traslada el foco hacia el control y la evitación del cambio
  • Cuando se setean objetivos sobre la base de los sistemas de evaluación, se tiende a fijarlos menos desafiantes en general.
  • Los feedbacks de desempeño con impacto directo en el bonus, generan conversaciones “defensivas”, no de desarrollo.

Ante la necesidad urgente de un CAMBIO, el principal objetivo que persiguen las compañías es desarrollar a los colaboradores poniendo foco en la habitualidad de los feedbacks, por sobre las mediciones y rankings.

De hecho, ya hay algunas posturas bien definidas al respecto. Así, por ejemplo, la empresa Adobe abolió en el 2012 las puntuaciones de rendimiento, reemplazándolas por reuniones de feedback informales. Esto implica que el feedback mismo debe cambiar. “Un nuevo enfoque está emergiendo, con foco en la expansión de las fortalezas, y no en las debilidades; dado que ya ha ganado amplio consenso el hecho de que la mejor actuación de una persona proviene de ocuparse de un trabajo “significativo” que capitaliza sus fortalezas y canaliza sus aspiraciones personales”.

No más evaluaciones de desempeño
Tagged on:                     

One thought on “No más evaluaciones de desempeño

  • diciembre 29, 2015 at 1:58 pm
    Permalink

    Muy buenos y claros los conceptos aquí formulados sobre el avance constante que tiene la industria en todos los ámbitos. Es un campo con notable expansión en todas las áreas de producción mundial, nacional, provincial y hasta casera, que alimenta la inversión de pequeños y grandes emprendimientos, con ciertas y positivas posibilidades de ahorro y calidad en lo invertido.

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *